an image of a woman's face looking sideways is sliced in six equal pieces

El impacto de la salud mental y emocional en el bienestar de los empleados

Diríjase a la sección

VISIÓN GENERAL

A medida que el impacto del coronavirus COVID-19 se siente en todo el mundo y los gobiernos implementan medidas de “distanciamiento social” y cuarentena para ayudar a detener la propagación de la enfermedad, las preocupaciones sobre los efectos a largo plazo del virus – tanto en el bienestar físico como mental – van surgiendo.

El vínculo entre la salud mental de un individuo y cualquier otro aspecto de su bienestar, desde el físico hasta el financiero, ha sido discutido durante mucho tiempo. Las organizaciones reconocen el impacto muy real que el bienestar puede tener en la salud, así como en el rendimiento y la productividad del lugar de trabajo. A medida que lo hacen, muchos empleadores están llegando a comprender la importancia de abordar la salud mental de los empleados de la mano de otros aspectos del bienestar.

El impacto de la salud mental y emocional es significativo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una de las principales causas de discapacidad, y afecta a 264 millones de personas. Mientras tanto, la economía global pierde 1 billón de dólares anuales debido a la depresión y la ansiedad, según la OMS.

“Históricamente, las organizaciones han tendido a fingir que los problemas de salud mental de un individuo no son un factor en el lugar de trabajo”, dice Rod Hart, vicepresidente de Transformación de la Salud en Aon. “Ahora las personas se están volviendo más conscientes de la necesidad de proporcionar algún tipo de intervención mucho antes. Y últimamente, con la demanda adicional de que nos auto aislemos refugiándonos en casa a trabajar, el COVID-19 ha empujado la relevancia del tema del bienestar mental para a los empleadores de igual manera que el físico.

 


EN PROFUNDIDAD

Hay una amplia gama de problemas que pueden tener un impacto en la salud mental de una persona. Estos pueden incluir: el divorcio y la separación, la cultura “siempre activa” las 24 horas, los 7 días de la semana y su efecto sobre el sueño, la necesidad de hacer malabares con múltiples responsabilidades y roles además del trabajo, las presiones financieras y, para muchos, la desesperación del aislamiento y la soledad.

La encuesta de salud emocional de Aon de 2019 encontró que el 86 por ciento de los empleadores encuestados calificó la salud emocional como uno de los tres principales impulsores del bienestar general de los empleados, mientras que el 85 por ciento cree que el empleador desempeña un papel clave en el apoyo a la salud emocional de los empleados.

“Estamos viendo que más y más empleadores prestan atención a la salud mental, ya sea para aumentar la conciencia, las campañas contra el estigma o, por otro lado, una mejor capacitación de los gerentes y supervisores para responder”, dice Matthew Lawrence, director de corretaje de soluciones sanitarias en Europa, Oriente Medio y África en Aon. “Y dado el impacto de la salud mental en nuestro bienestar general, hay mucho más trabajo por hacer”.

Traer Nuestro Ser Emocional Completo a Trabajar

La angustia emocional de los empleados puede reflejarse en una serie de síntomas comunes. Cada uno de estos puede tener un impacto en los procesos comerciales centrales, los requisitos de cumplimiento y la seguridad en el lugar de trabajo.

 

  • Los problemas de sueño pueden ocasionar contratiempos o retrasos relacionados con la seguridad.
  • La falta de concentración puede provocar procrastinación y distracción
  • La cognición lenta puede conducir a la indecisión y retrasos en los proyectos.
  • Los dolores y molestias pueden ocasionar visitas más frecuentes al médico y mayores costos de atención médica.
  • El olvido puede causar errores y omisiones.
  • La automedicación puede ocasionar incumplimiento de plazos de entrega y ausentismo.
  • La irritabilidad y el llanto pueden tensar las relaciones laborales con colegas, supervisores y clientes.
  • La baja motivación o la bajamoral pueden reducir la productividad

 

“Todas las dimensiones del bienestar, financiero, social, físico, así como la forma en que los empleados experimentan sus roles, se verán afectadas por problemas relacionados con la salud emocional o mental”, dice Violetta Ostafin, directora ejecutiva de soluciones de salud y jubilación de América Latina, en Aon

Para Toda la Sociedad, COVID-19 Significa Un Aislamiento Creciente

Un aspecto de la salud mental y emocional que recibe atención particular recientemente es la soledad y el aislamiento. “El aislamiento se está convirtiendo en un factor importante”, dice Stephanie Pronk, vicepresidenta senior y líder del Equipo de Transformación de la Salud de EE. UU. en Aon. “Es especialmente evidente ahora, cuando el brote de COVID-19 significa que debemos distanciarnos intencionalmente de nuestras comunidades. Es una elección inusual pero importante que estamos haciendo en beneficio de nuestro bienestar físico y el de nuestras comunidades “.

Un Informe de Tendencias 2020 del fabricante de automóviles estadounidense Ford descubrió que la soledad se estaba convirtiendo en una epidemia mundial, y que su impacto en la salud física era comparable a la obesidad o a fumar 15 cigarrillos al día. El informe de Ford también encontró que el 43 por ciento de la generación Z y los millennials informaron que las redes sociales a menudo los hacen sentir solos.

Además, el informe encontró que la soledad aumenta el riesgo de muerte en un 26 por ciento, y las personas solitarias tienen más probabilidades de sufrir demencia, depresión y enfermedades cardíacas.

Una encuesta reciente encontró que el 60 por ciento de los estadounidenses están solos, y que los trabajadores solitarios tienen más probabilidades de faltar al trabajo debido a una enfermedad o estrés, o cuestionar la calidad de su trabajo.

“El aislamiento puede ser un perpetrador de desafíos de salud mental y un subproducto”, dice Hart. “Alguien puede aislarse como una forma de hacer frente a otros problemas. Lo mismo es cierto para las adicciones. El uso de sustancias puede ser un mecanismo de defensa ”.

 

Implementación de tecnología para una mejor salud mental

Aunque algunos aspectos de la tecnología pueden aumentar la soledad, otros están ayudando a construir comunidades y permitiendo que las personas y los empleadores tomen mejores decisiones.

Por ejemplo, algunas aplicaciones de mHealth permiten a los usuarios interactuar no solo con profesionales médicos sino que también apoyan a grupos de personas con experiencias y condiciones compartidas. Estas interacciones sociales pueden ayudar a mantener a las personas involucradas y sentirse apoyadas para alentar mejor el cambio de comportamiento.

En la región de Asia Pacífico, la tecnología ya juega un papel importante en los esfuerzos de bienestar de los empleadores. “Desde el acceso a la experiencia del usuario hasta el análisis, la tecnología ha revolucionado la forma en que los empleadores abordan la atención médica preventiva y el bienestar”, dice el Dr. Amitabh Deka, jefe de Soluciones de Bienestar de Asia del Sur y Aon Care en Aon.

“Los servicios de asesoramiento son otra área donde las aplicaciones y la tecnología de mHealth han cobrado impulso”, agrega, Max Maggio, director comercial de soluciones de salud y jubilación de América Latina, en Aon . “Los empleadores pueden implementar la tecnología para dar a los empleados acceso a asesoramiento confidencial cuando y donde lo necesiten”.

 

El Impacto Laboral del Bienestar Mental y Emocional

Para los empleadores, el impacto potencial de incluir el bienestar mental y emocional como parte de iniciativas de bienestar más amplias es significativo.

“Muchos empleadores dedican tiempo a capacitar a las personas sobre los riesgos de seguridad o la privacidad de los datos”, dice Pronk. “La salud mental merece el mismo nivel de consideración y estrategia”.

De las compañías que participaron en la Encuesta de Salud Emocional de Aon, el 91 por ciento indicó que un objetivo principal de su estrategia de bienestar era mejorar la participación de los empleados. Sin embargo, el 80 por ciento dijo que si bien creen en el bienestar emocional, no tienen el presupuesto para realizar inversiones en el área.

Los empleadores tienen la función de brindar educación y programas de apoyo a los empleados. Pero un enfoque único para todos no funcionará en diversas fuerzas laborales. En cambio, las organizaciones deben personalizar sus programas de bienestar emocional y mental en función de lo que están experimentando, dice Pronk.

El esfuerzo debería comenzar con los datos, dice Pronk. Y aunque los datos de reclamos son un comienzo, también existe la necesidad de datos cualitativos de empleados y líderes dentro de la organización recopilados a través de entrevistas o técnicas similares para ayudar a la organización a comprender verdaderamente el bienestar mental y emocional de los empleados.

La salud mental se vuelve aún más importante en una era de cambio constante. A medida que las empresas emprenden iniciativas de transformación más amplias, el bienestar de los empleados, incluido que tan valiosos se sienten, es fundamental para ayudar a lograr los objetivos de cambio con mayor alcance de una organización.

“La experiencia de un individuo en el trabajo puede tener un gran impacto en su bienestar emocional y calidad de vida”, dice Amber Harris, gerente senior de relaciones de consultoría de talentos en Aon en el Reino Unido. “Si los empleadores pueden ayudar a los empleados a sentirse valorados y alinear su trabajo con los roles correctos que se adaptan a sus personalidades y objetivos de vida, eso podría tener un impacto positivo en su desempeño, menor riesgo y desgaste, lo cual es crítico en tiempos de cambios organizacionales significativos”.

 

Los planes holísticos de bienestar del empleador incluyen salud mental y emocional

A medida que los empleadores adoptan el bienestar de los empleados, es fundamental que incluyan la pieza de salud mental y emocional en sus esfuerzos.

Al igual que con otros aspectos del bienestar, el enfoque de los esfuerzos de los empleadores debe ser pasar de lo reactivo a lo preventivo.

“No permita que un problema de salud mental agudo sea el catalizador para considerar este aspecto del bienestar”, dice Pronk. “Los empleadores deben preguntarse:” ¿Qué debemos hacer de manera diferente para asegurarnos de que nuestros empleados y sus familiares tengan acceso a las soluciones correctas? “